Julio Garrett fue un impulsor del desarrollo de Chuquisaca

Agua

Juan José Bonifaz
Secretario fundación

“Su gran interés por el agua llevó casi a transformar la Fundación Gran Mariscal en una fundación de agua y tierra”.

Julio Garrett Aillón impulsó varios proyectos de desarrollo, algunos se materializaron y otros todavía esperan el impulso necesario de las autoridades para consolidarse.

Garrett Aillón, que falleció la madrugada de ayer en Sucre, dedicó sus últimos años a trabajar por los intereses de Chuquisaca.

Una de las obras que impulsó y vio plasmarse es el Centro Internacional de Convenciones y Cultura (CICC).

Este proyecto nació junto con la Fundación Gran Mariscal de Ayacucho (FGMA), a la que también dio vida en ocasión de los actos conmemorativos del Bicentenario del nacimiento del Mariscal Antonio José de Sucre, el 3 de febrero de 1995.

El CICC fue concebido como parte de un solo conjunto arquitectónico mediante la recuperación de los palacios y parques de La Florida, La Glorieta y La Galería en la ciudad de Sucre, declarada por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad, por ser una de las ciudades más bellas y mejor conservadas de la región andina.

Tras lograr la transferencia de La Florida y La Glorieta a la entonces Prefectura de Chuquisaca, y luego de suscribirse documentos de corresponsabilidad en la preinversión y la gestión del proyecto, la FGMA consiguió el apoyo técnico y financiero necesario –con carácter no reembolsable– de la CAF, a través de Enrique García Rodríguez, mediante Resolución 1626-96, y al consultor Gustavo Medeiros Anaya para realizar el anteproyecto arquitectónico y paisajístico del CICC.

El investigador Juan José Bonifaz recordó que “hubo una época en la que (Garrett) ha sido muy activo impulsor de los proyectos, de sus ideas”.

La prefecta Savina Cuéllar (2009 y 2010) aprobó el proyecto del CICC que fue construido en la primera gestión del gobernador Esteban Urquizu (2010-2015). Esta infraestructura incluso fue pensada para acoger a la Asamblea Legislativa Plurinacional.

“Después de eso, él ya no tenía mayor deseo de relacionarse (con las autoridades), estaba ya cansado, agotado”, recalcó.

Dos años después se refaccionó el Palacete de La Florida, que debió funcionar como “Casa presidencial”.

Su sueño, el agua

También desde la Fundación Gran Mariscal, impulsó el proyecto Cachimayu, que fue agendado por la entonces prefecta Cuéllar. En 2015, el gobernador Urquizu proyectó la actualización, un trabajo que fue retomado por el Gobierno central.

“Hoy esta idea para irrigar todo el entorno de Sucre y dotarle de agua potable sigue todavía en espera de una reformulación”, añadió Bonifaz.

Garrett, además, planteó la transformación productiva del Altiplano. “Él proponía estudiar profundamente el agua subterránea y convertir al altiplano en un gran espacio forestal, agrícola y pecuario, en una gran pradera productora de producción agrícolas y ganaderos”, remarcó.

La Fundación creada por Garrett seguirá funcionando

La Fundación Gran Mariscal de Ayacucho (FGMA), de la que son parte personalidades e instituciones públicas, seguirá funcionando.

Así lo anunció ayer Walter Arízaga, vicerrector de la Universidad San Francisco Xavier, una de las entidades miembro del Directorio de la FGMA.

“En la Fundación hay gente que quiere mucho a Sucre y seguramente será difícil llenar el espacio que don Julio nos deja, pero quienes lo seguimos y quienes pertenecemos a ella (fundación), seguiremos trabajando”, aseveró.

Julio Garrett Aillón estuvo muy vinculado a la academia, pues llegó a ser rector de la Universidad Técnica de Oruro y de la Universidad Andina Simón Bolívar (UASB).

Garrett fue el creador de la UASB, que tiene como sede central la ciudad de Sucre, y gestor de la Ley de creación del Proyecto Sucre Ciudad Universitaria (PSCU).

Arízaga recordó que Garrett fue el gestor del decreto que permitió crear el PSCU que luego se transformó en ley. “Favoreció bastante a lo que viene a ser ciudad universitaria”,

“Un hombre muy visionario, un hombre que contribuyó a Sucre, Chuquisaca y el país. Con esa siempre imaginación productiva que tuvo y siempre fue querendón de su tierra, donde buscaba grandes desafíos para que se vaya concretando”, subrayó.

El Vicerrector de San Francisco Xavier agregó que Garret se convirtió en uno de los defensores de la autonomía universitaria, siendo siempre primero institucionalista y partidario de que los problemas internos se resolvieran dentro del claustro universitario. “Fue un defensor férreo podríamos decir de la autonomía universitaria y no olvidar que gracias a don Julio Garrett se creó la Universidad Andina, con una visión de integración andina que hoy en día podemos decir que está consolidada en la ciudad de Sucre, en La Paz, en Santa Cruz y fuera de nuestras fronteras con la Universidad Andina en Ecuador, sin descartar las otras oficinas en los otros países que conforman el pacto andino”, recalcó.

Fuente: http://correodelsur.com/local/20180320_julio-garrett-fue-un-impulsor-del-desarrollo-de-chuquisaca.html